Ya ha llegado el verano la estación de las vacaciones por excelencia, y aunque estemos más relajados no debemos olvidarnos de algunos hábitos saludables para nuestra piel, como limpiar, hidratar y proteger, si no queremos lamentarnos al final de temporada.

Con los cambios de temperatura, también cambian las necesidades de nuestra piel y, por ello, es necesario cambiar la rutina diaria de cuidados corporales.

De hecho, es durante la época estival cuando aumentan los riesgos para la piel. El sol, la playa, la piscina y las altas temperaturas deshidratan más rápido la epidermis y la sudoración la hace más proclive a infecciones, por lo en verano debemos extremar los cuidados de nuestra piel.

El sol da a la piel un color más saludable, hace que mejore nuestro ánimo y que absorbamos y metabolicemos la vitamina D, esencial para nuestra piel y huesos, pero es a la vez uno de los mayores riesgos: manchas, sequedad, fotenvejecimiento y, en los casos más extremos, melanoma

Consejos para cuidar la piel en verano

Los cuidados básicos para la piel durante el verano son estos:Cuidar la  piel en verano

  1. Exposición al sol. Conviene reducir al mínimo la exposición al sol entre las 12 y 17 horas y siempre con un buen protector.
  2. Protección solar. Se recomienda cada vez un mayor factor de protección solar para defender nuestra piel de los rayos ultravioleta. En general, se recomienda usar como mínimo un protector con FPS15. Deben aplicarse 30 a 45 minutos antes de iniciarse la exposición al sol, y repetirse la aplicación cada 2 horas.
  3. Duchate bien después de estar en la piscina o en la playa para eliminar los restos de sal y cloro que resecan la piel.
  4. Utiliza un jabón neutro o un gel sin jabón como Avenamit Lipicar para la limpieza diaria que no altere el manto ácido de la piel, que no irrite ni sea muy perfumados, pero ayuden a eliminar la grasa y suciedad acumuladas. Es importante secarse los pliegues correctamente para evitar la aparición de micosis superficiales.
  5. Después de la ducha utiliza cremas y aceites hidratantes y emolientes que permiten recuperar la humedad perdida. y no te olvides del aftersun.
  6. Utiliza ropa y calzado ligero, evitando los materiales que favorezcan la aparición de hongos o bien puedan causar heridas, irritaciones o alergias en la piel.Cuidar la  piel en verano
  7. Si ocurre algún pequeño accidente cuya consecuencia es una raspadura, una herida en la piel o una quemadura, puedes evitar las infecciones lavando inmediatamente la zona con agua oxigenada. En caso de granos o ampollas es importante no tocarlas ni apretarlas.
  8. Aumenta el consumo de frutas y verduras, ricos en antioxidantes, que protegen frente al fotoenvejecimiento y las manchas solares, y en vitaminas como la A, C y E. Esta última es una de las más importantes para el cuidado de la piel, ya que previene la degeneración celular, ayuda en el proceso regenerativo en caso de cicatrices y acné y contribuye al aumento del flujo sanguíneo de la piel.
  9. Mantente bien hidratado bebiendo zumos, infusiones frías, batidos y mucha agua.
  10. Duerme y descansa bien: Un buen descanso es primordial para el cuidado de la piel. Las células se regeneran mientras dormimos, ayudando a mantener una piel en buen estado.

Puedes encontrar todos los productos para cuidar tu piel en tu farmacia o parafarmacia online: FarmaDina.