EXFOLIACIÓN: RENUEVA TU PIEL

La exfoliación es uno de los pasos imprescindibles para mantener una rutina de belleza que nos haga lucir siempre hermosas de forma natural. Es un paso importante a la hora de cuidar la piel, principalmente la de las zonas más expuestas a la contaminación y a las inclemencias ambientales (cara, brazos, etc).

Si bien es necesario hidratar y nutrir la piel y es una parte importante de la rutina diaria de cuidados, lo mejor es complementarlo con la técnica de exfoliación para eliminar impurezas y células muertas.

exfoliaciónLa exfoliación es un proceso natural de regeneración celular de la piel mediante la eliminación de las células muertas de la epidermis. La piel se renueva naturalmente cada 28 a 30 días. Las células de nuestra piel se multiplican, mueren y se renuevan. El proceso se realiza también de manera artificial acelerando el proceso natural, siendo muy utilizado en cosmética para rejuvenecimiento facial y consiste en eliminar esas escamas o células muertas de piel mediante una acción química o física. Se usa para mejorar el aspecto de la piel dañada por el sol, disminuir arrugas, mejorar cicatrices de acné o varicela, y decolorar o eliminar manchas.

La exfoliación cosmética acelera el proceso natural. Al exfoliar, eliminamos las células muertas que se acumulan en la superficie de la piel impidiéndole respirar ocasionando que se vea sin vida apagada y con acné, activamos la circulación, suavizamos la piel y, lo más importante, promovemos la regeneración de células nuevas, lo que fortalece la piel y la provee de elasticidad, suavidad y flexibilidad. Además, la exfoliación contribuye a que las marcas y cicatrices desaparezcan. Si comienzas a exfoliar tu piel verás una gran diferencia.

Podemos acudir a una clínica o instituto de belleza para hacernos una exfoliación profesional, profunda o podemos hacerlo en casa recurriendo a las cremas o geles exfoliantes,productos cosméticos que nos ayudan a eliminar las impurezas de nuestra dermis.

Beneficios de la exfoliación BENEFICIOS

 

Merece la pena dedicarle un tiempo de cuando en cuando a la exfoliación, ya que son muchos los beneficios que lleva asociado: Limpia, purifica y tonifica tu cuerpo y las capas exteriores de la piel, renueva las células, activa la microcirculación, combate a la celulitis y la antiestética piel de naranja, evita que el vello se te enquiste, regula la piel grasa y elimina la sequedad en tu piel, estimula los fluidos linfáticos que contribuyen a la eliminación de toxinas y estimula la producción de colágeno.

consejos

Consejos para una exfoliación perfecta

Si has decidido incorporar la exfoliación a tu rutina diaria de belleza, vamos a darte las claves para que consigas un buen resultado. No te pierdas nuestros consejos para que mimes tu piel eliminando sus células muertas sin salir de casa en cinco fáciles pasos.

  1. En primer lugar, debes limpiar la piel (la cara debe estar sin restos de maquillaje previamente) con agua caliente y un jabón neutro o un gel sin jabón. El agua caliente ayuda a dilatar los poros y hacer más efectiva la exfoliación.
  2. Después, procede a aplicar el producto exfoliante. Se obtienen mejores resultados en la cara si el producto se extiende suavemente, en círculos con las yemas de los dedos, presionando ligeramente y realizando movimientos circulares muy suaves, no demasiado bruscos, insistiendo en las zonas más problemáticas, como la nariz y la barbilla. Si la exfoliación es para el cuerpo, utiliza un guante o una esponja vegetal incidiendo en las zonas más conflictivas como los codos o las rodillas. Para los pies puedes usar unos calcetines exfoliantes para lograr unos mejores resultados.
  1. Cuando ya hayas realizado este masaje durante unos 5 minutos, hay que retirar el producto con agua tibia para eliminar las células muertas de manera definitiva y enjuaga con agua fría para cerrar los poros.
  2. Una vez retirado el producto, seca suavemente con una toalla, con golpecitos, sin frotar ya que la piel estará sensible.
  3. Aplica tónico y aceite o crema hidratante específica para tu tipo de piel (piel grasa, seca, con acné, etc.). Obtendrás resultados más satisfactorios si usas además una crema regenerante y una mascarilla. En pocos minutos mostrarás una piel suave y lisa. ¡Siéntela renovada y fresca!

A tener en cuentaA la hora de exfoliarte, tEN EN CUENTA

  1. Para el rostro, son preferibles las texturas suaves con un exfoliante biológico y para el cuerpo, utiliza exfoliantes más fuertes y agresivos.
  2. No uses el exfoliante corporal en el rostro.
  3. Informate sobre cual es el mejor exfoliante para tu tipo de piel. Si eres alérgica, consulta con un dermatólogo que te ayude a decidir cuál es tu mejor opción.
  4. No conviene abusar de la exfoliación del rostro, en principio, debes realizártela una vez cada quince días si tienes el cutis seco o sensible, frecuencia que puede aumentarse a una vez a la semana en caso de que tengas la piel grasa.
  5. No es recomendable usar exfoliante en la zona del contorno de los ojos ni en los labios, pues esta piel es extremadamente delicada y puede reaccionar mal ante productos de este tipo.
  6. No te exfolies si tienes heridas o la piel irritada.
  7. Si planeas salir de vacaciones y broncearte, procura exfoliar tu piel 3 días antes de broncearte. La exfoliación antes del bronceado estimula la producción de colágeno  y elastina, y mejora el aspecto de tu piel.
  8. Permite un resultado más uniforme cuando aplicamos un autobronceador, al haber eliminado previamente las impurezas.
  9. Es una excelente forma de preparar la piel para la aplicación cualquier tipo de tratamiento o mascarilla, que así penetra mejor.
  10. Es un buen remedio para igualar el tono y acabar con la descamación que se produce cuando el bronceado desaparece.

Puedes comprar productos naturales en tu farmacia online o parafarmacia.