Melatonina, el mejor aliado contra el envejecimiento

Qué es la melatonina

La melatonina o N-acetil-5-metoxitriptamina es una hormona, muy conservada evolutivamente, ya que la encontramos en animales, plantas, hongos y bacterias, así como en algunas algas; en concentraciones que varían de acuerdo al ciclo diurno/nocturno (ciclo circadiano). Su síntesis es rítmica y alcanza mayor nivel durante la noche. El pico nocturno de melatonina sirve al sistema nervioso central (SNC) para sincronizar determinados ritmos endocrinos y no endocrinos. Se produce, principalmente, en la glándula pineal, a partir del aminoacido esencial triptófano y participa en una gran variedad de procesos celulares, neuroendocrinos y neurofisiológicos.

Melatonina y envejecimiento
Es pues un compuesto natural, que produce el organismo. La melatonina es un excelente antioxidante endógeno, y combate eficazmente a los radicales libres. Además, ejerce funciones antinflamatorias importantes, disminuyendo la producción de óxido nítrico cuando éste se eleva por encima de valores normales. La melatonina regula la función de muchos otras enzimas antioxidantes, por lo que su eficacia es mucho mayor que si actuara de forma independiente, como le ocurre a la mayoría de otros antioxidantes. Cuando su producción disminuye a partir de los 35 años de edad, -en un 25 por ciento a partir de los 40 años-, comienzan a aparecer los signos del estrés oxidativo y nitrosativo que se agudizarán cuanto mayor sea el déficit de esta hormona y se considera que este descenso marca el inicio de los procesos de envejecimiento, que se van acelerando conforme avanzamos en edad.

Melatonina y envejecimientoBENEFICIOS

El envejecimiento es un proceso lento e irreversible, que lleva a la debilitación de las funciones del organismo. Una de las primeros estructuras afectadas por el envejecimiento es el SNC, a la disminución de la función neuronal se suma la pérdida de neuronas no sustituibles. Datos experimentales y clínicos sugieren en este proceso un papel para la melatonina.

Estudios recientes permiten plantear la hipótesis de que esas y otras funciones de la melotonina son consecuencia de su función principal, un protector celular conservado evolutivamente como depurador de radicales libres y como regulador de sistemas antioxidantes. Otros estudios apoyan el papel de la GH, la melatonina y los estrógenos en la prevención del envejecimiento de una serie de sistemas fisiológicos que incluyen el hueso, el metabolismo hepático y el sistema vascular y el efecto beneficioso, que dichas hormonas parecen ejercer sobre el SNC, el sistema inmunitario y sobre la piel.

Durante más de un siglo, las mitocondrias se consideraban casi exclusivamente como la fuente de energía para la célula. Tras el descubrimiento de que poseían su propio sistema genético, y su participación en el control de la apoptosis o muerte celular programada, la visión sobre la función mitocondrial cambió de forma drástica. El elevado consumo de oxígeno en las mitocondrias para producir ATP (fuente de energía celular) hace que éstas sean la fuente principal de radicales libres, a la vez que su diana. Lesión oxidativa mitocondrial, déficit de la cadena respiratoria y de ATP, e inflamación, son las bases comunes del envejecimiento y de las enfermedades neurodegenerativas. Datos experimentales y clínicos avalan actualmente que la melatonina actúa como un antioxidante y antinflamatorio muy potente, que se distribuye por todo el organismo, y que lo defiende del estrés oxidativo y nitrosativo.

La capacidad de la mitocondria para captar melatonina sirve para proteger a ésta del ataque de los radicales libres, manteniendo su capacidad bioenergética. La melatonina es, pues, un mecanismo homeostático mitocondrial que puede ser utilizado como herramienta farmacológica en esas situaciones.

La administración de melatonina a partir de los 35-40 años es un procedimiento de elección para para mantener unos niveles endógenos adecuados que permitan mantener a su vez sus funciones celulares como antioxidante y antinflamatorio, lo que llevará a una mayor calidad de vida y a frenar el deterioro que se produce con el envejecimiento y también algunas patologías degenerativas asociadas a la edad. Según los resultados de numerosos estudios experimentales, entre ellos los de la red temática de investigación cooperativa sobre envejecimiento, financiada por el Instituto Carlos III y coordinada por el Dr. Darío Acuña, catedrático de Fisiología de la Universidad de Granada, en la que han participado siete nodos investigadores. «Hoy día sabemos que el déficit de melatonina que aparece con la edad es una de las causas de los signos clínicos del estrés oxidativo y nitrosativo”.

Puede ver más información sobre la melatonina en el siguiente vídeo:

 

Otros usos

La melatonina se suele usar comúnmente para ajustar el reloj interno del cuerpo. Se usa para el “jet lag”, para ajustar los ciclos de sueño/vigilia en las personas cuyo horario diario de trabajo cambia (trastorno de cambios de turnos de trabajo) y para ayudar a las personas invidentes a establecer un ciclo de día y de noche.Melatonina y envejecimiento. jetlag

Pero el uso más conocido de la melatonina es quizás el tratamiento del insomnio, debido a la importancia que para nuestro organismo representa un buen descanso. La melatonina se usa para la incapacidad de conciliar el sueño, el síndrome de la fase retrasada de sueño (DSRS), para el insomnio asociado con el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), el insomnio causado por un tipo de medicamentos llamados bloqueadores beta que se usan para la presión arterial alta, para problemas del sueño en los niños con problemas de desarrollo que incluyen el autismo, la parálisis cerebral y discapacidad intelectual. También se utiliza como una ayuda para dormir después que se discontinúa el uso de los medicamentos llamados benzodiazepinas y para reducir los efectos secundarios que se pueden producir después de dejar de fumar.

También se usa la melatonina en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, el zumbido de oídos, la depresión, el síndrome de fatiga crónica (SFC), la fibromialgia, las migrañas y otros dolores de cabeza, para el síndrome del intestino irritable (SII), para la pérdida de masa ósea (osteoporosis), para un trastorno del movimiento llamado diskinesia tardia (TD), para la epilepsia.

Otros usos incluyen el uso de melatonina como terapia combinada oncológica, durante y después de la administración de quimioterápia y/o radioterápia para reducir la toxicidad de estos tratamientos, aprovechando las propiedades antioxidantes, anti-proliferativas, estimuladoras del sistema inmunológico (aumenta la liberación de interleuquina-2 por los linfocitos T) de la melatonina. La melatonina también se usa para el tratamiento de algunos de los efectos secundarios que ocurren al tratar el cáncer (quimioterapia). Estos incluyen la pérdida de peso, el dolor de los nervios, la debilidad y la reducción en el número de las células encargadas de formar los coágulos (trombocitopenia). No es un tratamiento sustitutivo de las terapias convencionales, sino que mejora éstas y disminuye los efectos secuendarios. Es preciso en estos casos consultar a su médico antes de comenzar a tomar cualquier suplemento.

También se utiliza para calmar a los pacientes antes de la anestesia para una cirugía.

Dosis recomendadas

Según los especialistas, cuando se trata de prevenir el envejecimiento la dosis de melatonina administrada tiene que incrementarse con la edad, acorde con el déficit de producción de la hormona de forma natural en la glándula pineal. Hacia los 35-40 años se comienza con 3-5 mg diarios, que subirán hasta 10 entre los 50 y los 55 años. A partir de los 60-65, y hasta el final de la vida, se administran como mínimo 15 mg, ya que la producción orgánica es prácticamente nula. Pero advierte de la inutilidad de administrar melatonina para evitar las alteraciones de la vejez si no se compagina con hábitos saludables como la dieta equilibrada, ejercicio moderado y mantenimiento de la actividad cognoscitiva.

No obstante, los estudios sugieren ser cautos con la administración de la hormona en tres situaciones: el embarazo, como recomendación genérica; las enfermedades autoinmunes, porque al ser la melatonina un estimulador del sistema inmunológico podría exacerbar la enfermedad, y también en uso pediátrico, puesto que inhibe el desarrollo puberal. De hecho, se ha evaluado su uso para inhibir ese desarrollo y potenciar el crecimiento de niños de talla baja.

Fuentes de Melatonina

La melatonina se encuentra en la mayoría de las plantas, pero en cantidades tan pequeñas que se mide en nanogramos, que representa una billonésima parte de un gramo. Las semillas de mostaza negras y blancas son dos de las fuentes de alimentos más altas de melatonina. Las almendras, las semillas de girasol, cerezas, y las semillas de lino, la avena y otros alimentos, como el arroz, rábanos rojos, semillas de amapola, tomates y los plátanos, son otra fuente de melatonina.

La melatonina es una molécula que se sintetiza a partir del aminoácido triptófano. En fases previas, el triptófano se transforma en serotonina (5-hidroxitriptamina) por complejas vías metabólicas, un neurotransmisor conocido también como «hormona del humor o de la felicidad» y relacionado con el sueño saludable. melatonina y envejecimiento

La concentración de serotonina en el cerebro es proporcional a la concentración de triptófano en el plasma y el cerebro. A su vez, la serotonina se convierte en la molécula N-acetilserotonina, precursora de la melatonina. Por ello es importante que la dieta sea fuente de triptófano, para que el organismo, de manera natural, pueda sintetizar las cantidades idóneas de serotonina y de melatonina. Son alimentos ricos en triptófano:

  • Huevos.
  • Pescados.
  • Legumbres (soja).
  • Frutos secos.
  • Frutas (plátano, piña, aguacate).

Sin embargo, el ritmo de vida actual, junto con el gran consumo de alimentos procesados, contribuye a que en algunas ocasiones no tomemos la suficiente melatonina o triptófano, por lo que resulta recomendable el consumo de suplementos nutricionales naturales que los contengan. Puedes comprar triptófano y/o melatonina en tu farmacia online o parafarmacia http://www.farmadina.com