Qué es la dermatitis atópica o el ezcema

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel muy común, crónica, que afecta a los adultos, a los niños y a los bebés. Aparece como un sarpullido en la piel de la cara y del cuerpo, que está muy seca e irritable y cursa con picor agudo.

Afecta fundamentalmente las superficies flexoras de codos y rodillas, el cuero cabelludo, la cara y el torso.

Lo habitual es que la dermatitis atópica presente dos fases:

  • Fase activa (brotes)
  • Fase inactiva (interbrotes)

Es importante que los afectados protejan su piel durante las fases de inactividad de la enfermedad con el fin de retrasar la siguiente aparición del siguiente brote.

Causas de la dermatitis atópica

Se desconoce la causa de la dermatitis atópica, aunque se cree que tiene un fuerte componente genético, ya que en el 50 a 70% de los pacientes existen antecedentes de atopía personal o familiar. También puede deberse a una reacción (similar a una alergia) en la piel, que lleva a hinchazón y enrojecimiento continuos. La dermatitis atópica casi siempre está relacionada con ciertas alergias ambientales. También se postula su origen neurovegetativo: Respuesta anormal del sistema nervioso autónomo, o que pueda ser una respuesta psicológica o emocional.

La dermatitis atópica es más común en bebés y puede comenzar incluso ya a la edad de 2 a 6 meses. Muchas personas lo superan con el tiempo a comienzos de la vida adulta.

Los siguientes factores pueden hacer empeorar los síntomas de la dermatitis atópica:dermatitis atópica

  • Alergias
  • Resfriados o gripes y aire seco en el invierno
  • Contacto con materiales irritantes y químicos
  • Piel reseca
  • Estrés emocional
  • Tomar muchos baños o duchas o nadar con mucha frecuencia, ya que la piel se puede resecar.
  • Enfriarse o acalorarse demasiado, al igual que cambios súbitos de temperatura
  • Perfumes o tintes agregados a las lociones o jabones para la piel

Síntomas de la dermatitis atópica

Los cambios en la piel pueden abarcar:

  • Erupciones (sarpullidos)
  • Picazón intensa
  • Ampollas que supuran y forman costras.
  • Piel seca en todo el cuerpo o áreas de piel con protuberancias en la parte de atrás de los brazos y al frente de los muslos.
  • Secreción o sangrado del oído.
  • Áreas de piel en carne viva por el rascado.
  • Cambios en el color de la piel: más o menos color con respecto al tono normal de ésta.
  • Enrojecimiento o inflamación de la piel alrededor de las ampollas.
  • Áreas gruesas o con apariencia de cuero, llamadas liquenización, lo cual puede ocurrir después de rascado o irritación prolongados.

Pruebas y exámenes para diagnósticar la dermatitis atópica

El médico le hará un examen físico y le observará la piel. Se puede necesitar una biopsia de piel para confirmar el diagnóstico y descartar otras causas.

Tratamiento de la dermatitis atópica

La mayoría de los síntomas de la dermatitis atópica se tratan con medicamentos que se aplican directamente en la piel o el cuero cabelludo (llamados fármacos tópicos) y que su médico le recetará.

El tratamiento normal suele ser una una crema de esteroides (normalmente cortisona) suave y antihistamínicos. Se pueden emplear cremas protectoras que contengan ceramidas. Como Blue Cap crema y loción, para rehidratar la piel.

 

loción y crema para dermatitis atópica.

El tratamiento de conservación de la humedad con corticosteroides tópicos puede ayudar a controlar la afección, pero puede llevar a que se presente una infección. Si la piel se infecta, se puede incluir cremas o pastillas antibióticas. Para evitar infecciones puedes aplicarte aceite del árbol del té, un antibiótico natural que además suavizará e hidratará tu piel.

dermatitis atópica

También es frecuente el uso de fármacos que inhiben el sistema inmunitario, como ciclosporina, metotrexato o micofenolato de mofetilo y fototerapia, un tratamiento médico en el cual la piel se expone cuidadosamente a la luz ultravioleta (UV).

 

Consejos a seguir para aliviar los síntomas de la dermatitis atópica:consejos

El cuidado diario de la piel puede reducir la necesidad de medicamentos. Para ello siga los siguientes consejos:

  • Evite rascarse el salpullido o la piel
  • Mantenga las uñas bien recortadas, para evitar hacerse daño al rascar.
  • Use guantes suaves al dormir si el rascado de noche es un problema.
  • Mantenga la piel hidratada. Use cremas o lociones hidratantes 2 a 3 veces al día. Escoja productos para la piel que estén libres de alcohol, olores, tintes, fragancias u otros químicos.
  • Use un humidificador en el hogar.
  • No tome alimentos que puedan causar una reacción alérgica, como huevos en niños muy pequeños (siempre hagel para alergias y pieles sensibles, sin jabón.ble primero con su médico).
  • Evite irritantes como lana y lanolina.
  • Evite químicos y disolventes.
  • Use jabones suaves para el cuerpo en lugar de los jabones regulares. Como el gel sin jabón Avenamit.
  • Evite los cambios súbitos en la temperatura corporal
  • Procure evitar el estrés,
  • Al lavarse o bañarse, exponga la piel al agua durante el menor tiempo posible. Los baños cortos y más frescos son mejores que los baños prolongados y calientes.
  • No frote ni seque la piel aplicando demasiada fuerza ni por mucho tiempo.
  • Aplique aceite corporal en la piel después del baño mientras esté mojada.

Pronóstico de la dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una afección crónica, pero se puede controlar con tratamiento, evitando los irritantes y manteniendo la piel bien hidratada.

En los niños, a menudo comienza a desaparecer alrededor de la edad de 5 a 6 años, pero con frecuencia se presentarán reagudizaciones. En los adultos, el problema por lo general es una afección prolongada o recurrente.

Prevención de la dermatitis atópica

Los niños que se alimentan con leche materna hasta la edad de cuatro meses son menos propensos a padecer dermatitis atópica. Si el niño no es alimentado con leche materna, el uso de una leche maternizada parcialmente hidrolizada, puede disminuir las probabilidades de padecer dermatitis atópica.dermatitis atópica