Se acabaron las vacaciones y volvemos a la rutina. A veces se agradece volver a terreno conocido, pero otras veces vivimos el proceso con ansiedad y estrés. Es lo que se conoce como estrés postvacacional.

El síndrome postvacacional, también conocido como estrés o depresión postvacacional, es el estado de ansiedad o presión emocional que debemos afrontar durante el proceso de adaptación entre un periodo de vacaciones y de ocio con la vuelta a la vida activa, produciendo molestias que nos hacen responder a nuestras actividades rutinarias con un menor rendimiento.

Este síndrome hace referencia a un estado de malestar genérico, con síntomas tanto psíquicos como físicos, afectando principalmente a personas jóvenes, menores de 45 años y suele ser más frecuente en los casos de que la persona esté siendo víctima de acoso laboral (mobbing).

Síntomas del Síndrome postvacacional

El síndrome postvacacional, puede presentarse de diversas formas:

  • Síntomas físicos como cansancio generalizado, fatiga, falta de sueño, dolores musculares, falta de apetito o de concentración …
  • Síntomas psíquicos como irritabilidad, tristeza, falta de interés o nerviosismo…

evita el síndrome postvacacional

Por qué se produce el Síndrome postvacacional

La readaptación a la vida laboral después de las vacaciones incluye cambios de horarios, de obligaciones y de estilo de vida en su conjunto. Todo ello conforma un proceso normal de adaptación, que en algunos casos llega a ser más intenso y produce en quien los sufre molestias psicológicas y/o físicas.

En la mayoría de las personas la vuelta a la “normalidad laboral” no supone ningún trastorno, sino más bien al contrario, ya que vuelve con ilusión a la actividad productiva en especial para quienes el entorno laboral se compone de actividades gratas y creativas con un desarrollo de relaciones sociales satisfactorias.

Prevención del Síndrome postvacacional

Los expertos aconsejan varias pautas para minimizar o evitar el síndrome postvacacional:

  • No alargues las vacaciones hasta el día anterior de empezar a trabajar.
  • Empieza a habituarte paulatinamente a los ritmos de sueño y comida habituales.
  • Comienza el trabajo poco a poco y a ser posible por lo más grato.
  • Aprende a organizar y a gestionar tu tiempo.
  • Usa el tiempo de comer como momento de descanso y ruptura con las actividades profesionales.
  • Dormir lo suficiente, en torno a ocho horas.
  • Desconecta: Deja el trabajo en la oficina (tanto los papeles, como las preocupaciones).
  • Ten una actitud optimista y positiva: Hemos vuelto de las vacaciones y tenemos trabajo.
  • Aprende a relajarte y a controlar el estrés.
  • Llénate de energía, si es necesario toma un suplemento vitamínico que te ayude con el trabajo diario. El gingsen puede ayudarte.

evita el síndrome postvacacional

El síndrome postvacacional no es una enfermedad sino un proceso normal de adaptación a la rutina de trabajo, que afecta más a unas personas que otras, por lo que no es preocupante. Si los síntomas se prolongan por un tiempo superior a 2 semanas, acuda a su médico, por si dicho síndrome enmascarara otra situación.

Puede encontrar suplementos vitamínicos en su farmacia o parafarmacia online: Farmadina.