El sol es uno de los factores que más favorecen la aparición de manchas faciales, melasmas o cloasmas, pero no el único. Los cambios hormonales (embarazo, menopausia, edad) y otros factores medioambientales también pueden ser los causantes. Debemos usar cosmética con ingredientes correctores de la hiperpigmentación que no sean muy agresivos como el extracto de lúpulo, …